Nutricion de las Plantas

Para la nutricion de las plantas, son 12 los nutrientes principales que necesitan para su crecer y desarrollarse. A partir de estos 12 nutrientes las plantas sintetizan todas las enzimas y vitaminas que necesitan.   Estos nutrientes se van a conseguir del abono para plantas, ya sea abono organico, o abono quimico. Algunos de los nutrientes son macronutrientes, es decir, que los necesitan en mayor cantidad y otros micronutrientes, que necesitan en menor cantidad.

Macronutrientes: Nitrógeno (N), Fósforo (P) y Potasio (K), Azufre (S), Calcio (Ca) y Magnesio (Mg). Los que necesita en mayor cantidad son los 3 primeros.

Micronutrientes: Hierro (Fe), cobre (Cu), zinc (Zn), boro (B), manganeso (Mn), cloro (Cl) y molibdeno (Mo).

Vamos a ver cuáles son los síntomas de la falta de cada uno de los nutrientes, o del exceso y cómo remediarlo.

Nitrogeno 

El nitrógeno es, junto con el fósforo y el potasio , uno de los nutrientes principales en la nutrición de las plantas. El nitrógeno da vigor a las plantas y abundancia de hojas.

Falta de Nitrogeno en la nutricion de las plantas

Falta de Nitrogeno en la nutricion de las plantas

 

Síntomas de la falta de nitrógeno en las plantas. 

  • Las hojas viejas se tornan de un color verde más pálido – amarillo (conocido como clorosis).
  • Si la deficiencia continúa las hojas inferiores caen.
  • Las hojas no crecen, con lo que la planta adquiere un aspecto delgado y amarillento.

Solución a la falta de nitrógeno en las plantas.

  • Aplicar fertilizantes con alto contenido en nitrógeno. Los fertilizantes N-P-K serían válidos, cuanto más alto el valor de N mejor.
  • Para conseguir una acción muy rápida, aplicar el nitrógeno directamente en forma de nitrato como por ejemplo el nitrato de potasio, o nitrato de calcio.
  • Como prevención a la falta de nitrógeno aportar anualmente un abono orgánicos, como el estiércol, mantillo, humus de lombriz, compost, etc., proporcionan Nitrógeno a medida que se descomponen.

El exceso de nitrógeno

  • Produce un crecimiento exagerado y color verde intenso, con plantas más propensas a las plagas y enfermedades. Además al haber un predominio exagerado de las hojas, la floración es escasa.

 Potasio 

Después del nitrógeno, el potasio es el segundo nutriente esencial en la nutricion de las plantas, necesario para el crecimiento y la reproducción de las plantas. El potasio afecta a la forma, color, tamaño y al sabor de la planta y otras medidas atribuidas a la calidad del producto.

Falta de Potasio Plantas

Falta de Potasio Plantas

falta potasio

Sintomas de falta de Potasio en la Nutricion de las Plantas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Síntomas de la falta de potasio en la nutricion de las plantas.

Los síntomas del potasio en la nutricion de las plantas comienzan por las hojas verdes que se van volviendo amarillas y además los bordes y puntas de las hojas más viejas se secan.

  • Se reduce la floración y desarrollo de toda la planta y la planta está más expuesta a las enfermedades. En los suelos arenosos, debido a que la lluvia arrastra el potasio fuera del alcance de la raíz. 
  • El exceso de potasio en las plantas no les produce ninguna toxicidad (serían necesarias cantidades muy grandes). Lo que puede provocar es carencia de Magnesio por ser productos complementarios.

Solución a la falta de potasio

Para la falta de potasio, aplicar un fertilizante N-P-K, con alto contenido en Potasio (K), o potasio de forma directa soluble, en forma de sulfato de potasio. El sulfato de potasio cobre un papel especialmente importante en los abonos para plantas de acuario.

Fósforo

Falta de fosforo

Falta de fosforo

Los síntomas de la falta de fósforo en la nutricion de las plantas

  • Las hojas adquieren un color rojizo, disminuyendo el número de brotes, que forman tallos finos y cortos.
  • Menor desarrollo de las raices y floración de las flores

Motivo de falta de fósforo en las plantas
Cuando el pH está alejado de los valores neutros (ya sea alto o bajo), el fosfato se vuelve insoluble, dejando de estar disponible para las plantas.

Solución a la falta de fósforo

  • Abonar con un fertilizante rico en Fósforo, o con un abono simple como el fosfato monopotásico. Aportarlo de forma que quede cerca de las raíces.
  • En los suelos ácidos (pH<7) o básicos (pH>7), es necesario dar más aporte de fósforo ya que los fosfatos se vuelven insolubles.
  • En general los abonos para plantas con flores, geranios, rosas, etc. incluyen Fósforo y también van a suplir la falta de fósforo.

Magnesio

El magnesio (Mg), junto con el calcio y el azufre, es uno de los tres nutrientes secundarios que requieren las plantas para un desarrollo normal. Son nutrientes secundarios por su cantidad y no a su importancia. Las plantas necesitan los componentes secundarios de la misma forma que los primarios.  Además, en algunas plantas, la concentración de magnesio en el tejido es comparable a la de fósforo, un nutriente primario.

Deficiencia: Los síntomas de la falta de magnesio aparece primero en las hojas más viejas: se tornan amarillas con venas verdes.

Toxicidad: la toxicidad de magnesio es poco común. En altos niveles, este elemento compite con el calcio y el potasio para ser absorbido por la planta, pudiendo causar deficiencia de ellos en el tejido foliar.

El aporte de magnesio se hará a través de sulfato de magnesio. Puedes encontrarlo en Alquera, en diferentes formatos.

Azufre

Al igual que el magnesio y el calcio, el azufre es un nutriente secundario (por cantidad) pero esencial para el crecimiento vegetal. Las deficiencias de este nutriente se han vuelto comunes en los últimos tiempos y por ello es más importe el abono con el nutriente azufre.  El azufre interviene en la formación de clorofila en las plantas. Es esencial en los cultivos de aceite, ya que interviene en la síntesis de los aceites.

Deficiencia

Los síntomas de falta de azufre aparecen como clorosis en hojas jóvenes (color verde pálido a amarillo). Las plantas deficientes son más pequeñas y su crecimiento es lento.

Calcio

La falta de calcio en los culivos aparece en primer lugar en las hojas y tejidos jóvenes e incluyen hojas pequeñas y deformadas, manchas cloróticas, hojas ajadas y partidas, crecimiento deficiente, retraso en el crecimiento de raíces y daños a la fruta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *